¿Filomena es una borrasca o un personaje mitológico?

Todos conocemos la nieve y el frío que ha ido dejando este temporal, pero, ¿y si te digo que existió un personaje con el mismo nombre en la literatura grecorromana? Muy probablemente llamaron a la borrasca así en honor a esta mujer. Su historia es digna de una telenovela con mitología, ¿te animas a descubrirla?

Filomena aparece en las Metamorfosis de Ovidio, una obra que te recomiendo leer. En ella se cuenta que junto con su hermana Procne era hija de Zeuxippe y Pandión, el rey de Atenas. Teniendo un conflicto contra el rey de Tebas, el padre de estas jóvenes solicitó la ayuda del héroe Tereo, hijo del dios Ares que gobernaba en Daulis. Este  le prestó su apoyó y como agradecimiento el rey de Atenas le entregó a su hija Procne en matrimonio.  Aunque no gozaron de la asistencia de Hera, la diosa del matrimonio, al principio todo fue bien y tuvieron un hijo llamado Itys. Después Tereo se enamoró locamente de su cuñada, Filomena. ¿Creéis que esta cedió ante sus deseos?

El padre de las jóvenes le entrega a Tereo la custodia de su hija Filomena en contra de la voluntad de la muchacha. Esta sabía que sería peligroso estar en las manos de su cuñado al ser conocedora de la obsesión que sentía por ella, pero fue ignorada.

  • Filomena: No lo hagas. No ultrajes la fidelidad que prometiste a mi hermana Procne.

Así suplicó una y mil veces Filomena a su cuñado, sin embargo, Tereo nada escuchó y violó a la joven en un sombrío establo. Después de lo ocurrido Filomena amenazó  con contárselo a su hermana y el resto de personas. Tereo temeroso de que cumpliera sus amenazas decidió cortarle la lengua con su espada.

Procne es engañada por su marido, pues este le hace creer que su hermana ha muerto, mientras sigue encerrada y atendida por siervas en secreto. El dolor tan profundo que siente Filomena agudiza su ingenio y su astucia. Guiada por estas teje lo que le sucedió y se lo entrega a una esclava para que se lo haga llegar a Procne. Cuando esta última lo ve, es invadida por el dolor. Aprovechando que eran las fiestas del dios del vino, Dionisio, se viste de bacante, mujer consagrada a esta divinidad, y busca en la oscuridad de la noche a su hermana. La encuentra y lleva al palacio a escondidas. Juntas idean una venganza contra el marido infiel. ¿Qué se os ocurre a vosotros que pudieron hacer?

Cediendo a la locura por las ansias de venganza, las hermanas matan a Itys, el hijo que tenía Procne con Tereo. Lo cocinan y sirven al padre de la criatura. Este lo come sin saber la verdad y, cuando ha terminado, aparece Filomena con la cabeza del joven. Tereo entiende entonces lo que ha pasado y se deja llevar por el llanto, pero después coge su espada y corre hacía las hermanas que huyen. Durante la persecución los dioses intervienen transformando a todos ellos en aves: Filomena fue transformada en ruiseñor y voló para ocultarse en los bosques, Procne se convirtió en golondrina, llevando en sus alas el color de la sangre por haber llevado a cabo la muerte de su propio hijo, y fue a parar a los tejados, mientras Tereo fue convertido en abubilla.

Menuda historia,  ¿verdad? Nada que envidiar a las películas de ahora. Muchas son las enseñanzas que podemos encontrar en estas líneas: los matrimonios concertados, donde no se da libertad para elegir con quien quieres compartir tu vida, no suelen terminar bien; respetar las opiniones y deseos de los demás es fundamental; dejarse llevar por la venganza o el dolor solo hace que todo empeore.

¿Crees que Filomena ha sido una gran desconocida a lo largo del tiempo? No, autores como  Garcilaso de la Vega, San Juan de la Cruz o William Shakespeare se basaron en ella, su hermana o su mito para escribir diversas composiciones en verso o prosa.

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *